Anatomía·Fisiología·Salud

¿Qué son los puntos gatillo?

Por Tasuro Kunoichi | Seguro que en alguna ocasión has oído hablar de los llamados “puntos gatillo” o “puntos de dolor” a algún amigo o a algún terapeuta, ya sea fisio, osteópata o profesional de las terapias orientales (shiatsu o masaje tailandés, por ejemplo). Pero, ¿sabes qué son esos puntos? Es un concepto muy usado, pero no siempre se sabe realmente de qué estamos hablando. ¿Quieres conocerlos mejor? Veámoslo.

Los puntos gatillo miofasciales o trigger points, en inglés, son puntos de dolor agudos en determinadas regiones o bandas tensas y palpables de un músculo esquelético o de tejido fascial. En ocasiones notamos “cargada” una zona muscular, como si estuviera muy tensa o tirante, o sentimos sensaciones como parestesias distales (hormigueo en las extremidades o en otras regiones del cuerpo), pinchazos o dolor. Muchas de estas señales nos indican dónde puede encontrarse un punto gatillo.

Sin embargo, en otras ocasiones los puntos gatillo no presentan dolor a no ser que se presione la zona. Es decir, suelen evidenciarse cuando existe presión, normalmente durante una sesión de masaje terapéutico.

¿Cuáles son sus características? Como explica Simeon Niel-Asher en Libro conciso de los puntos gatillo, los podemos diferenciar porque tienen las siguientes características:

“Estos ‘puntos’ pueden tener una dimensión desde ‘pequeño grumo o guisante’ hasta ‘bulto grande’ y se pueden sentir debajo de la superficie alojados dentro de la fibra muscular. Si son dolorosos a la presión pueden perfectamente ser ‘puntos gatillo’. El tamaño del nódulo de un punto gatillo varía conforme a sus dimensiones, su forma y el tipo de músculo donde se genera”. (Niel-Asher, p.38)

En la misma línea, Janet G Travell y Lois S. Simons en Dolor y disfunción miofascial indican que se trata de puntos “extraordinariamente comunes” que “llegan a representar un capítulo doloroso en la vida de casi todo el mundo en uno u otro momento”.

puntos-gatillos
Reconocimiento y palpaciónn de un punto gatillo

¿Cómo lo reconocemos? Cuando responden con dolor a una presión de mayor o menor intensidad. En este sentido, Niel-Asher indica que:

“La característica constante de todos ellos es que son dolorosos a la presión. Llegan a ser tan dolorosos que, de hecho, cuando se presionan, a menudo el paciente realiza gestos o expresiones de dolor; esto se ha denominado ‘signo del salto’”. (Ibídem)

Por su parte, Enrique Fabián Fernández en Mesoterapia. Manual de terapia neuromuscular, explica que existen tres tipos diferentes de puntos gatillo: los inactivos, los activos y los latentes.

“Un punto gatillo inactivo no muestra dolor local ni refiere el mismo cuando es comprimido; el exceso de estimulación del punto gatillo podría activarlo. Un punto gatillo activo, cuando es estimulado refiere dolor y afectación a otra área del cuerpo. (…) Un punto gatillo latente solo muestra dolor cuando es comprimido y no refiere dolor; puede irradiar dolor o no alrededor de este punto”. (Fabián Fernández, p.12-13)

Estos puntos pueden darse simultáneamente en varias partes del cuerpo y, además, pueden existir varios puntos gatillo en un mismo músculo y en la musculatura adyacente. La localización más habitual de estos puntos suele ser en la cabeza, el cuello, los hombros, los brazos, las piernas y la espalda.

En shiatsu y medicina china también existen unos puntos específicos de dolor que se asemejan a los puntos gatillo miofasciales y que se denominan puntos ashi (en chino) o aze (en japonés). Se trata de puntos que no pertenecen a ninguno de los meridianos principales y que se manifiestan como dolorosos cuando hay una alteración en la región.

Por último, quería compartir con vosotros una página que he encontrado en la que ofrecen esquemas muy sencillos para ver cuáles son las regiones y músculos con mayor incidencia de puntos gatillo, así como las zonas más comunes de dolor referido. Podéis verla pinchando aquí.

Espero que os haya gustado; cualquier duda o sugerencia será bienvenida.


Fuentes bibliográficas:

Fabián Fernández, Enrique (2008), Mesoterapia. Manual de terapia neuromuscular, Ed. Elsevier.

Niel-Asher, Simeon (2008), Libro conciso de los puntos gatillo, Ed. Paidotribo.

Travell, Janet G. y Simons, Lois S. (2007), Dolor y disfunción miofascial, Ed. Panamericana.

Fuentes digitales:

http://cursodolormiofascial.es/

http://myos-fisioterapia.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s